Pin It

Widgets

|

NUESTRO EDITORIAL // RELACIONES DOMINICO-HAITIANAS

EL RADAR.COM,De innegable importancia para ambos países, el intercambio de alto nivel sostenido por nuestro Canciller, Miguel Vargas Maldonado y su homólogo haitiano Antonio Rodrigue.  

Es el primero de esa importancia desde que fue investido como presidente vecino, Juvenel Moise, cuyo viaje inicial al exterior fue precisamente a nuestro país.  Durante el encuentro se abordaron temas de común interés.  Prioritarios como es lógico, el migratorio y el intercambio comercial así como la cooperación bilateral.

Guste o no, al margen de prejuicios que corren en ambas direcciones, odios latentes, resabios y temores acumulados que aún persisten tanto de un lado como del otro, lo cierto es que República Dominicana y Haití integran una indisoluble unidad geográfica, si bien con marcadas diferencias que hacen del todo imposible los, por algunos temidos, intentos por imponer la integración en un mismo estado.

Pero no excluye, antes al contrario debe contribuir a mantener las mejores relaciones de vecindad. Un hecho positivo en este sentido es que desde que asumió la responsabilidad de dirigir las relaciones internacionales, Vargas Maldonado ha puesto especial en lograr ese propósito.  Es una agenda lógica.

Haití no solo es el condómine con el debemos convivir, sino nuestro segundo socio comercial en importancia después de los Estados Unidos y el primero en cuanto al superávit en la balanza comercial.  El economista Pedro Silverio hace notar que al presente las exportaciones dominicanas a Haití suman mil millones de dólares, en tanto apenas importamos cien millones.  La proporción es diez a uno.  Pero como también advierte, si sumamos el comercio informal, el monto de las ventas dominicanas a Haití arrojarían una cantidad muy superior.

Una realidad innegable es que cuanto hagamos a favor del progreso de Haití dentro de sus frontera, menor será la presión migratoria hacia este lado de la isla.  Haití es un territorio virgen para invertir en muchos aspectos.  Un número significativo de empresarios dominicanos están aprovechando esa oportunidad.  El ejemplo más notorio es el de Fernando Capellán, cuya industria genera miles de empleos tanto de dominicanos como haitianos que laboran en armonía.  

Con una proyección de potencial mucho más amplio es el proyecto binacional de desarrollo fronterizo que impulsan de este lado Juan Vicini y el propio Capellán y del otro, Marc Anthony, con una inversión en primera fase de tres mil millones de dólares que contribuiría a repoblar la frontera de obreros, técnicos y profesionales dominicanos, los cuales han emigrado por la falta de oportunidades de empleo.

Cada uno de su lado, con su territorio y sus características diferenciadas  y un pasado traumático que debemos ir superando y que nunca debe ignorar el hecho inexorable de que como vecino debemos tratar de promover y mantener las mejores relaciones, por interés común,  y por la misma razón y para beneficio de ambos pueblos, colaborar en todo lo posible al progreso y bienestar tanto de  de la República Dominicana como de Haití. MR



style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6738634336237728"
data-ad-slot="9993357919"
data-ad-format="auto">

- Por: RAFAEL BERROA - Artículo: NUESTRO EDITORIAL // RELACIONES DOMINICO-HAITIANAS
Recomiendalo :

0 comentarios for "NUESTRO EDITORIAL // RELACIONES DOMINICO-HAITIANAS"

Comentarios

Google+ Badge

Con la tecnología de Blogger.