Pin It

Widgets

|

NUESTRO EDITORIAL // EL CANCER DE LA VIOLENCIA

EL RADAR.COM.-Ningún calificativo le cuadra y resulta más acertado que el de cáncer de la violencia con que el obispo de Baní, monseñor Víctor Masalles, se refiere al clima de inseguridad ciudadana que está prevaleciendo en el país.  Es una situación a la que señala, las autoridades no le han podido “meter el pico”, que afecta a todos los dominicanos y de la cual no necesitamos que se hable sino que se haga lo necesario para solucionarla. 

En relación con el tema, el dignatario eclesiástico no ahorra censuras a la Justicia a la que califica de permeada, parcializada y deficiente, incapaz de penalizar las violaciones a la ley con el rigor que amerita.  Masalles se queja de que personas que debían estar presas se encuentran disfrutando de libertad, dependiendo de las influencias de que se valga. Le sobra razón y sobran los ejemplos.

Estadísticas recopiladas por el Observatorio de Seguridad Ciudadana para el primer trimestre del presente año sobre los distintos hechos de violencia acaecidos en el país, confirman una vez más que, tal como hemos venido señalando de manera reiterada, la violencia social supera con mucho a la violencia criminal, por mas que esta focalice más atención y sea mayor el temor público que provoque.

De enero a marzo de este 2018, un total 879 personas perdieron la vida en forma violenta por homicidios, delincuencia, feminicidios, suicidios, accidentes de tránsito, electrocución  y ahogamiento.   La causa mayor de los homicidios es atribuida a problemas de convivencia, en la medida en que vamos sustituyendo la cultura del diálogo y la concertación, el “hablando es que la gente se entiende” por un comportamiento cada vez más agresivo, hasta por diferencias de menor cuantía.  De hecho, el estudio hace notar que en los últimos años se han incrementado los pleitos por linderos y simples parqueos, casi siempre con resultados trágicos.

El total de denuncias por violencia tramitadas durante este primer trimestre ascendió a 19 mil 195, de las cuales 15 por ciento fue por violencia de género, un 77 por ciento por violencia intra-familiar y el 8 por ciento restante, equivalente a mil 518 por delitos sexuales.  De estos últimos, fueron mayoría la seducción de menores.

En cuanto a los accidentes de tránsito siguieron constituyendo la principal causa de muerte violenta, un fúnebre privilegio que tienen reservado de año en año.  Esta es otra manifestación del comportamiento agresivo que estamos exhibiendo y nos lleva a violentar las más elementales normas de circulación vehicular, desde llevarse la luz roja hasta conducir a excesiva velocidad, en algunos casos bajo los efectos de la ingesta excesiva de alcohol o el consumo de drogas.

Son números que deben mover a preocupación en tanto sirven de termómetro para medir la calentura de nuestro cada vez más agresiva e intolerante forma de comportarnos, que en tantas ocasiones, por los motivos más insignificantes  llegan a desatar irreparables tragedias como la ocurrida la pasada semana donde el arma de un agente policial y el machete de su progenitor privaron de la vida a tres personas, o el del irascible militar que mató de un balazo en la cabeza a una joven de apenas 24 años por la simple rozadura de su vehículo

Ciertamente la violencia se ha convertido en un verdadero cáncer, requerido de cirugía urgente antes de que haga irrefrenable metástasis en nuestro conglomerado social. 


style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6738634336237728"
data-ad-slot="9993357919"
data-ad-format="auto">

- Por: RAFAEL BERROA - Artículo: NUESTRO EDITORIAL // EL CANCER DE LA VIOLENCIA
Recomiendalo :

0 comentarios for "NUESTRO EDITORIAL // EL CANCER DE LA VIOLENCIA"

Comentarios

Google+ Badge

Con la tecnología de Blogger.